El 4 de julio de 2019, la EJAJC (Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club) cumplía sus 15 años de grata trayectoria de la cual agradezco ser parte.

Mi nombre es Celeste Murillo, apodada en la escuela como Chocolate, y mi historia conociendo la institución es por casualidad. Yo no era del ámbito del Turf y mi familia mucho menos, encontré la página de Facebook de la escuela por mera coincidencia. Me causó curiosidad y me acerque a conocer, está de más aclarar que desde siempre soy una apasionada por los caballos y por la nobleza que poseen; de ésta manera conocí a Héctor Libré y a todo el equipo de formación estupendo que conforma a la EJAJC.

Ingresé a la escuela como estudiante y a los pocos meses, gracias a la orientación del “Negro” Libré, me di cuenta que lo mío eran los caballos pero no desde arriba. Hoy en día me encuentro cursando la Facultad en la carrera de Veterinaria y gracias a la escuela es que me estoy formando para el día de mañana ser parte de la hermosa industria que es el Turf.

La institución no sólo se encarga de formar Jockeys, sino también buenas personas y de orientar a otras que quieren ser parte del ámbito de los Sangre Pura de Carreras.

Gracias Celeste por este hermoso resumen de tu maravillosa historia y gracias a la Escuela de Jockeys por crear grandes personas.

 

Constanza

One thought on “Educar con amor forma buenas personas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *